Bizcocho de Chocolate con Ganache de Chocolate Blanco y Baileys

Este bizcocho es una tentación, no sólo por lo rico que está el bizcocho de chocolate en sí, sino porque lo que tiene más de especial es la ganache de chocolate blanco y Baileys, una combinación perfecta de sabores con una textura riquísima… ¿Queréis ver cómo se hace? ¡Seguro que sí!

Os recuerdo también que podéis ver la receta de este bizcocho en mi canal de YouTube, cuyo nombre es “caprichosalhorno” y donde quizás os sea más fácil de visualizar todo el proceso, así que os animo a pasaros por allí y a que os suscribáis! El link directo a esta receta es el siguiente: https://www.youtube.com/watch?v=tF0a9fFAjpk

Ingredientes para un molde de 20 cm de diámetro:

Para el bizcocho:

  • 115g de mantequilla textura pomada
  • 110g de azúcar blanco
  • 110g de azúcar moreno
  • 3 huevos L
  • 120ml de leche entera
  • 180g de harina
  • 40g de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita y media de levadura en polvo (unos 7,5 gramos)
  • ½ cdita de canela en polvo
  • ¼ cdita de café molido

Para la ganache:

  • 180g de chocolate
  • 60ml de nata
  • 30ml de Baileys

 Mezclamos en un bol la harina, el cacao en polvo, la levadura, la canela y el café y mezclamos bien, para que luego sea más fácil integrarlo en la masa.

En otro bol echamos la mantequilla y el azúcar, batimos hasta que se blanquee y esté esponjosa. Acto seguido añadimos los huevos y, uno a uno, volvemos a batir hasta que tengamos una consistencia más o menos de mousse.

Tamizamos con un colador la mitad de la harina-cacao sobre nuestra masa. Integramos bien pero sin sobrebatir con las varillas. Echamos la leche y volvemos a integrar. Por último echamos el resto de harina y batimos muy poquito, lo suficiente como para que se haya integrado la harina y no nos queden grumos.

Ponemos en nuestro molde engrasado y metemos al horno precalentado a 180º durante unos 45-50 minutos hasta que, al pinchar con un palillo en el centro del bizcocho salga limpio, querrá decir que no tenemos restos de bizcocho crudo.

Dejamos templar en el molde 5 minutos y después desmoldamos y dejamos enfriar del todo sobre una rejilla.

Mientras se enfría hacemos la ganache. Ponemos en un cazo a fuego medio la nata y llevamos a punto de ebullición, nada más le salga la primera burbujita de que está hirviendo quitamos del fuego y añadimos el Baileys. Removemos bien y echamos sobre el chocolate troceado bien pequeñito que lo tendremos en un bol. Una vez lo hayamos echado encima, dejamos reposar 2 minutitos para que con el efecto del calor el chocolate se derrita. Ahora con unas varillas movemos muy bien hasta que no haya grumos.

Cuando lo tengamos, cogemos otra vez las varillas eléctricas y batimos a velocidad máxima la ganache para montarla un poquito y que coja más consistencia.

Es el momento de echar nuestra ganache por encima del bizcocho. Ponemos el bizcocho sobre una rejilla en una bandeja con papel de hornear (para no manchar mucho) y echamos nuestra cobertura por encima, dejamos que la gravedad haga su efecto y que vaya cayendo y recubriendo todos los lados. Una vez ha caído todo el sobrante al papel vegetal, cogemos ese sobrante y lo volvemos a echar sobre nuestro bizcocho. Tened en cuenta que conforme pase el tiempo la ganache irá espesando, por lo que cada vez se nos caerá menos al papel vegetal y así no desperdiciamos nada de nada.

Ya estaría listo para comer!! Yo he decorado como podéis ver con una frambuesas, que ese toque de color me encanta!

Espero que probéis a hacerlo y que lo disfrutéis, que de verdad esta ganache de chocolate blanco y Baileys no tiene desperdicio y tenéis que catarla!

Hasta la próxima!

 

Visto 453 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar