Bizcocho de Leche Evaporada

Hoy tenía la tarde libre y, cómo no, me he puesto a hornear, ya que lo echaba muchísimo de menos y ya tocaba. Eso sí, no me he complicado la vida y me he decantado por un bizcocho clásico de leche evaporada que sabía que iba a gustar a todos y cada uno de los miembros de mi casa, ya sabéis que a mí lo que más me gusta es la repostería tradicional y hacer bizcochos que además queden así de jugosos, esponjosos, blanditos… Es mi debilidad.

¡Casi ni me acordaba de cómo se entraba aquí! Menos mal que hoy me he animado a subir una receta que si no se me olvida del todo!! Estoy desaparecida en combate pero es por una buena causa, sin embargo dentro de alrededor un mes tengo planeado ponerme en marcha otra vez con muchas recetas ricas ricas para poder compartirlas con vosotros… 

Necesitamos ingredientes súper básicos y que podemos encontrar muy fácilmente y el resultado quedará muy muy bien, ya veréis. La receta la he sacado del blog de Su de Webos Fritos, que el otro día ojeándolo la vi y dije “no se me puede escapar”!!

Ingredientes (para un molde de unos 25cm de diámetro aprox.):

  • 250g de azúcar blanco
  • 70g de aceite de oliva suave
  • 4 huevos (claras y yemas aparte)
  • 200g de leche evaporada (podéis encontrarla en cualquier supermercado, es de la marca “La Lechera”)
  • 250g de harina
  • 12g de levadura tipo Royal
  • La ralladura de un limón (preferiblemente grande)
  • Unos chips de chocolate para poner por encima (opcional)

Cuando preparemos todos los ingredientes, separaremos las yemas de las claras. Ponemos la leche evaporada y el azúcar en un bol y empezamos a batir con las varillas eléctricas a velocidad alta unos 5 minutos hasta que se quede una cremita espesa (y deliciosa) y se aclare.

A continuación incorporamos las yemas, la ralladura de limón y el aceite y seguimos batiendo otros 5 minutos hasta que se vuelva a aclarar la mezcla. Echamos ahora la harina tamizada junto con la levadura y mezclamos solamente hasta que se integre, no más. No hace falta sobrebatir, sólo así (entre otras cosas) conseguiremos la esponjosidad que queremos.

Montamos ahora las claras. Les ponemos una pizca de sal antes de montarlas y batimos con las varillas hasta que estén firmes.

Ahora vamos echando poco a poco las claras sobre la masa que ya teníamos y vamos integrando con movimientos envolventes, añadiendo de poquito en poquito las claras montadas.

Una vez tengamos una masa homogénea y esponjosa, sin grumos de las claras, vamos a dejar reposar 5 minutitos en el bol, mientras nuestro horno se calienta. Para ello pondremos el horno a una temperatura de 170º.

Cuando el horno ya haya llegado a la temperatura, vertemos la masa en el molde elegido previamente engrasado (engrasadlo como queráis, yo en mi caso uso spray desmoldante). Echamos los chips de chocolate por encima a lo loco, cuantos más mejor. Metemos en el horno entre 35 y 45 minutos, esto dependerá de la potencia de cada horno.

Al llegar a los 35 minutos veremos que se ha dorado la superficie, pinchad con un palillo para comprobar si está hecho o no. Si no está hecho ponéis 5 o 10 minutitos más y volvéis a comprobar. Así hasta que el palillo salga limpio.

Espero que os haya gustado esta receta, que la hagáis y que la disfrutéis tanto como yo!!

 

Hasta la próxima!!

Visto 2608 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar