Bizcocho de Yogur con Chocolate

Hoy os traigo una receta de las de toda la vida, un bizcocho de yogur pero a mi manera. Está buenísimo, bueno, decir que está buenísimo es quedarse corto, tiene un sabor tan especial que no podía desperdiciar la oportunidad de compartir esta receta con vosotros!

Tenía un yogur griego de fresa ahí solito en la nevera y digo… ¿qué hago contigo, a ver? Me dijo que hiciese con él un bizcocho así que le hice caso e hice un bizcocho de yogur con un yogur griego de fresa. Además es el yogur perfecto para hacer este bizcocho porque es súper cremoso, lo que le va a dar esa textura tan perfecta a nuestro bizcocho.

Saqué la receta base de “Las recetas de MJ” y luego ya le fui añadiendo yo más ingredientes como la miel, la canela o los chips de chocolate, además de ponerle por encima la capa de chocolate, claro. En serio, estoy escribiendo acerca del bizcocho y se me hace la boca agua…

Qué más os puedo decir… Pues veamos, el molde que vayáis a usar puede ser el que sea, del diámetro que tengáis, siempre y cuando no sea muuuy pequeño tipo 20 o 18 cm porque si no se os desborda, pero a partir de 22cm podéis usar el que queráis, la diferencia está en que os quedará más alto o más bajito el bizcocho. Para que os sirva de referencia, yo usé un molde de 26cm.

Además, en este bizcocho no se miden los ingredientes por gramos sino por medidas del yogur, es decir nosotros pondremos el yogur en un bol y el vasito de yogur lo utilizaremos como medida para los demás ingredientes. Si pongo “2 medidas de yogur” son dos vasitos del ingrediente que ponga.

Sin más dilación, voy a compartir con vosotros esta receta tan fácil pero con un resultado espectacular. Vamos a ver qué necesitamos.

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 1 yogur griego de fresa (125g)
  • 1 medida de aceite de oliva suave
  • 2 medidas de azúcar moreno
  • 3 medidas de harina
  • 1 sobre de levadura en polvo (16g)
  • 1 cucharada sopera de miel (bien colmada)
  • 1 cucharadita (5g) de canela en polvo
  • 120g de chips de chocolate, previamente enharinados para intentar que no se nos queden en el fondo del bizcocho

Para la cobertura:

  • Chocolate negro (no sé qué medida puse yo, simplemente había una tableta empezada y la usé, pero poned la cantidad que más os apetezca, cuanto más chocolate más cobertura)
  • Un chorrito de nata para montar

Vamos a empezar poniendo los huevos en un bol y los batiremos a máxima velocidad hasta que doblen su volumen y se hayan aclarado bastante. Echamos el yogur, el aceite y la miel. Volvemos a batir con las varillas para que se incorporen bien todos los ingredientes.

Después echamos las 3 medidas de harina junto con la levadura y la canela, todo tamizado (pasado por un colador). Echamos también las 2 medidas de azúcar moreno y volvemos a batir con las varillas lo justo como para que todo esté integrado ya que no queremos sobrebatir la masa.

Ahora, vamos a terminar de mezclar y remover con una espátula o lengua de gato para asegurarnos de que no queda nada en el fondo del bol y está todo bien integrado.

Precalentamos el horno a 180º.

Vamos a dejar la masa reposando unos 15 minutos o media hora, en el mismo bol.

Una vez ha pasado ese tiempo ponemos nuestra masa en el molde que vayamos a usar previamente engrasado y metemos al horno unos 30 minutos. Este tiempo es orientativo, dependerá de cada horno. Por eso, a los 30 minutos metemos un palillo en el centro del bizcocho y si sale limpio lo sacamos del horno pero si sale húmedo programaremos 10 minutos más. Pasados esos 10 minutos, haremos lo mismo con el palillo y si sale húmedo lo programaremos 10 minutos más. Así hasta que salga limpio.

Al sacarlo del horno, lo dejamos reposar 5 minutos en el molde y después desmoldamos y dejamos enfriar del todo el bizcocho sobre una rejilla.

Mientras se enfría preparamos la cobertura, que simplemente es poner el chocolate a fundir en un cazo y añadir nata hasta que veamos que coge la consistencia que nos gusta para la cobertura. Añadimos nata para que cuando el chocolate se enfríe no se quede duro como una piedra sino que sea una cobertura untuosa y no dura. Una vez la tengamos ya hecha se la ponemos por encima al bizcocho y decoramos con unas nueces o lo que tengáis por ahí, cualquier otro fruto seco, sprinkles de colores, lacasitos… ¡Lo que más os guste!

¿Bueno qué me decís, verdad que es súper fácil? Y la pinta que tiene… ¡Podéis juzgar vosotros mismos por las fotos! Pero en serio, probad a hacerlo porque no supone nada de dificultad y merece muchísimo la pena, es un bizcocho tan esponjoso y blandito, y con el toque de la cobertura de chocolate… ¡No os digo más! 

Espero que os haya gustado y hasta la próxima!!

Visto 2229 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar