Rocky Road Brownie: Una Carretera Hacia el Cielo

Rocky Road Brownie. O lo que podríamos denominar “Brownie de Carretera Rocosa o Empedrada”. ¿Y por qué? Pues básicamente porque es un brownie de toda la vida pero con una serie de ingredientes por encima que lo hacen de lo más especial, ya que suelen ser ingredientes duros, crujientes y que dan ese contraste a la suavidad y jugosidad del brownie en sí. Además, lleva también unas nubecitas o marshmallows para dar ese toque tan distinto y cómo no, colorido!!

En este caso, los ingredientes que conformaron la “carretera empedrada” fueron chips de chocolate negro, chips de chocolate con leche, unas galletas tipo Oreo y unas nueces, a parte de las mini-nubes que digamos que “suavizaron” o “asfaltaron” la carretera jaja!! Aunque obviamente podéis ponerle los ingredientes que queráis por encima, ya sean cacahuetes, almendras, anacardos, pistachos, cacahuetes fritos con miel, algún otro tipo de galleta, los cereales que más os gusten… o lo que más os apetezca vaya!!

Creo que ya lo he comentado varias veces, pero lo vuelvo a repetir porque es indispensable que sepáis este dato para que os terminéis de convencer a hacer esta receta, y es que hacer un brownie es probablemente lo más fácil de hacer en cuanto a repostería se refiere y, sobre todo, lo que menos mancha y con lo que menos hay que fregar. Eso es así. Cogemos un cazo de tamaño mediano y eso y unas varillas van a ser nuestras herramientas de trabajo, ¡nada más!

Así que qué os parece si cogéis vuestro cazo, preparáis los ingredientes y nos ponemos a preparar el Rocky Road Brownie?? Ni que decir tiene que podéis usar el molde que queráis, siempre y cuando os quepa la masa claro, el mío concretamente es rectangular de 20x27. Vamos a ver qué necesitamos!!

Ingredientes para el Brownie (Receta de Ángela Gómez):

  • 150g de mantequilla sin sal
  • 200g de chocolate negro a trozos (no hace falta que sean muy pequeños, es para poder derretirlo bien)
  • 2 huevos L
  • 60g de azúcar blanco
  • 40g de azúcar moreno
  • 40g de light brown sugar (el light brown sugar es un tipo de azúcar que se utiliza mucho en USA junto con el dark brown sugar, son azúcares que podemos preparar nosotros mismos con azúcar blanco y melaza o miel de caña de azúcar. Para preparar el Light Brown Sugar pondremos 200g de azúcar y 1 cucharada (1Tbsp) de melaza en un procesador de alimentos o robot de cocina y trituraremos bien durante 4 o 5 min, y ya está, ya tendremos Light Brown Sugar!! La melaza se puede encontrar fácilmente, yo la compro en Mercadona que está donde las mermeladas, pero si no encontráis o si no queréis hacer light brown sugar podéis sustituirlo por azúcar moreno).
  • 80g de harina
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla (unos 2,5g)
  • Una pizquita chiquitina de sal

Precalentamos el horno a 175º y engrasamos el molde que vayamos a usar.

En un cazo mediano ponemos la mantequilla con el chocolate y a fuego medio-bajo derretimos ambas cosas sin dejar de remover. Una vez esté derretido y homogéneo, retiramos del fuego y echamos el azúcar, removemos con las varillas hasta que se incorpore. Ahora dejamos templar un poquito ya que no queremos que se nos cuajen los huevos al echarlos en la mezcla.

Cuando hayan pasado 5 minutos y la mezcla de chocolate ya no esté caliente, añadimos los huevos uno a uno y batimos bien. Incorporamos ahora el extracto de vainilla.

Por último, vamos a añadir la harina y la sal tamizadas (pasadas por un colador), y las incorporamos con una espátula para meter el menor aire posible a la mezcla (recordemos que el brownie es un bizcocho compacto y nada aireado).

Ahora vamos a echar nuestra masa en el molde y le quitamos las posibles burbujitas de aire que hayan podido quedar, por ejemplo con un palillo.

Metemos al horno y programamos unos 30 min. En mi caso yo metí la bandeja del horno un pelín más debajo de la posición de la mitad (la de inmediatamente más abajo) y lo saqué a los 30 minutos exactos, pero como cada horno es un mundo programad unos 25 o 30 min y a partir de ahí pues estad atentos. Estará hecho cuando pinchemos con un palillo y salga limpio o con algunas miguitas pero nunca cuando salga la masa líquida.

Sacamos del horno y nada más sacarlo vamos a echarle encima todo lo que queramos echarle, en mi caso fue ahí cuando eché los distintos chips de chocolate, las galletas troceadas, las nueces también troceadas y las mini-nubes. Ahora metemos un poquito más al horno, no hace falta que le demos otra vez temperatura, simplemente nos valdrá con el calor residual que el horno tenga después de haber horneado el brownie. Vigilaremos y cuando veamos que las nubes están ya empezando a derretirse ya lo sacaremos.

Por último dejamos enfriar del todo y nos lo comemos con todas las ganas del mundo!!!

A que ha sido fácil? Os aseguro que es de las recetas más fáciles que os podréis encontrar sobre la faz de la tierra!!

Así que espero que os haya gustado, que probéis a hacerla y que la disfrutéis!! 

Hasta la próxima!!

Visto 424 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar