Tarta Golosa: Chocolate Negro y Blanco, Canela y Dulce de Leche

Esta especie de experimento es… Demasiado. Quise hacer un bizcocho de chocolate, y luego rellenarlo, y luego ponerle algo por encima… Y surgió la octava maravilla del mundo: bizcocho de chocolate relleno de ganache de chocolate blanco y canela y cubierto con chocolate blanco y dulce de leche. Habéis leído bien.

Si controlas el tiempo de horneado y sacas el bizcocho a tiempo quedará un bizcocho tan blandito y jugoso con un sabor súuuper intenso a chocolate con un toque de canela (me encanta esa combinación) que os querréis morir de lo rico que está!!

En cuanto a la ganache, con las cantidades que puse me quedó con poca consistencia para que fuese relleno, por eso en las fotos se ve cómo rebosa por los laterales, de forma que os recomiendo que pongáis más cantidad de chocolate a la hora de hacer la ganache.

Me quedan pocos (muy pocos) días de vacaciones así que bueno, supongo que ésta fue una de las últimas recetas que haré estas vacaciones… No he horneado mucho este verano, ya que digamos que la repostería para mí es una manera de desestresar, y dado que en verano tengo más bien poco estrés pues… jaja Pero ahora que volveré a la rutina hornearé más, como es debido!! Vamos a ver qué ingredientes necesitamos para esta gochada:

Ingredientes para un molde redondo de 20cm de diámetro:

  • 2 huevos L
  • 120g de azúcar moreno
  • 100ml de aceite de oliva suave
  • 115ml de nata líquida para montar
  • 120g de harina
  • 35g de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita de levadura química (5 gramos)
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita y ½ de canela en polvo (unos 8 gramos)
  • Una pizca de sal

Ingredientes para la ganache (aquí ya os he modificado la cantidad, así que con estos ingredientes la ganache no os saldrá tan líquida):

  • 300g de chocolate blanco troceado
  • 120ml de nata líquida para montar
  • 1 cucharadita de canela

Primero haremos la ganache para que se vaya enfriando. Ponemos el chocolate troceado en un bol. La nata la echamos en un cazo y lo ponemos a fuego medio hasta que hierva, sin dejar que la nata se pegue. Una vez haya hervido la echamos sobre el chocolate y dejamos reposar un par de minutos. Ahora añadimos la canela y removemos porque el chocolate ya estará derretido completamente y se mezclará a la perfección con la nata. Una vez esté todo homogéneo, tapamos con papel film y dejamos reposar y templar.

Para hacer el bizcocho, primero precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde que vayamos a usar.

En un bol mezclamos el azúcar con el aceite y después añadimos los huevos y batimos muy bien con las varillas hasta que la mezcla se aclare y salgan burbujitas. Echamos la nata líquida y volvemos a mover.

Ahora tamizamos la mezcla de harina, cacao, levadura, bicarbonato y sal, todo junto, e incorporamos a lo anterior. Cuando echemos la harina y lo demás recordad no batir más de lo necesario, sólo lo justo para que se incorpore y no haya grumitos.

Echamos la masa en el molde y metemos al horno unos 25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio, pero acordaos, sin pasaros para que el bizcocho salga jugosito y nada pesado y seco. Más valdrá sacarlo un poquito antes que un poquito después.

Cuando saquemos del horno el bizcocho vamos a dejarlo templar en el molde y tras 5 minutos lo ponemos en una rejilla y lo dejamos enfriar por completo. Una vez totalmente frío, cogemos un cuchillo o una lira y cortamos el bizcocho por la mitad. Lo rellenamos con la ganache ya fría.

Por último, por encima ponemos un poco de chocolate blanco derretido (en el microondas mismamente pero con cuidado de no quemarlo, a golpes de 10 o 15 segundos) y también de dulce de leche, además de lo que vosotros queráis ponerle, yo le puse pepitas de chocolate blanco y negro.

En definitiva, esto es una delicia de las buenas, de las exquisitas. Así que no dudéis en probarlo!!!

Espero que os haya gustado!!

Visto 680 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar