Cookies Clásicas: las de toda la vida

Ya publiqué hace tiempo la receta de unas cookies veganas (aquí: http://caprichosalhorno.com/cookies-veganas-que-no-parecen-veganas) que estaban buenísimas y que no parecía que fuesen veganas, estaban crujientes y deliciosas. Después publiqué la de las mejores cookies de chocolate del mundo mundial, absolutamente brutales (aquí: http://caprichosalhorno.com/cookies-supremas-de-chocolate). Y ahora tocaba la de las cookies de toda la vida, ¿no creéis? Un clásico que no puedo dejar de hacer de vez en cuando en mi casa, ya que nos encantan a todos.

Estas cookies son blanditas y, conforme pasan los días, están más buenas y se van endureciendo un poquito más, pero sin dejar de ser blanditas. No os miento, eso pasa con estos postres. Pasan los días y cada día están más buenas y es cómo… ¿QUÉEEEE?

La receta de las cookies fue una de las primeras que hice y la verdad es que nunca me canso de hacerlas, eso sí, a medida que ha ido pasando el tiempo he ido variando la forma de hacerlas hasta que he visto que me han gustado más. Si os fijáis en las fotos, ¿a que son las galletas más cuquis que habéis visto nunca? Redonditas, todas del mismo tamaño… Vamos, ideales para todos, porque… ¿a quién no le gusta una cookie clásica?

Vamos a ver cómo se hacen estas delicias en miniatura!! Os recomiendo que, en vez de seguir mi ejemplo y comerlas todas a la vez, os comáis sólo un par si no queréis salir rodando por ahí… Lo que pasa es que yo no tengo remedio en cuanto se refiere al dulce, ya sabéis.

Ingredientes para unas 18 galletas (más o menos):

  • 150g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100g de azúcar moreno
  • 100g de azúcar blanco
  • 1 huevo M
  • 250g de harina
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico (2,5 gramos)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 200g de chips de chocolate

Comenzamos batiendo la mantequilla, la cual tendremos en textura pomada, con los azúcares. Batimos hasta que se haya integrado todo, se haya aclarado la mezcla y sea cremosa.

Ahora añadimos el huevo y la vainilla y volvemos a batir.

Vamos a echar la harina y el bicarbonato a la mezcla anterior con ayuda de un colador (para tamizar la harina + bicarbonato) y movemos lo justo y necesario para que se integre la harina.

Por último, echamos los chips de chocolate.

Para que me salgan todas iguales, yo distribuyo la masa en las bandejas de horno con una cuchara de helado de 49 mm de diámetro, y así me salen 19 galletas justas (me caben 12 en cada bandeja).

Cuando hayamos repartido la masa en las bandejas de horno, las metemos durante una media horita en el frigo. Mientras esperamos, podemos fregar lo que hayamos ensuciado (que es lo que hago yo, lo siento por quien no le guste… jaja) y en los últimos 10 minutitos de espera vamos a precalentar el horno a 180º.

Una vez tengamos el horno precalentado, metemos las bandejas de manera que queden lo más centraditas posibles en la posición del horno y horneamos unos 12-15 minutos, hasta que veamos que los bordes de nuestras cookies se han dorado ligeramente.

Sacamos del horno cuando veamos conveniente y dejamos reposar en la bandeja unos 5 min  y después las pasaremos a una rejilla hasta que terminen de enfriarse.

Por último, nos las comemos todas y no dejamos ni miga…. Que nooooooo, que hay que compartir (pero poco).

Habéis visto que receta tan tremendísimamente fácil??? Sólo hay que seguir 3 o 4 pasos y ya tenemos listas nuestras pedazo de cookies maravillosas y clásicas de toda la vida!!

Espero que las disfrutéis y que os animéis a hacerlas!

 Hasta la próxima!

View the embedded image gallery online at:
http://caprichosalhorno.com/cookies-clasicas#sigProIdb056d495d1

Visto 720 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar