Cookies Supremas de Chocolate

Hace unos meses preparé estas cookies por primera vez. Obviamente, todos los que las probaron se quedaron cautivados por ellas y, cuando se acabaron, soltaron lágrimas esperando que estas galletas volvieran a su vida alguna vez.

Vale, a lo mejor estoy exagerando un poco, eso de las lágrimas… Pero bueno, más o menos entendéis lo que os quiero decir, ¿no?

Simplemente quiero transmitiros que, una vez estáis leyendo esto, ya tenéis que hacer estas galletas, porque da igual las penas o disgustos que tengáis, da igual lo malo que haya sido el día, porque cuando hagáis estas galletas y os comáis una (o todas), todas esas penurias desaparecerán (al menos por un momento).

Todas esas personas que esperaban con ansia la vuelta de estas galletas a sus barriguitas están de celebración. E incluso afirman que están mejor que la última vez, y eso ya es decir.

Las fotos están hechas al día siguiente de hacerlas, así que no se aprecian los trocitos de chocolate derretidos una vez salidas del horno, ¡pero están igual de buenas (o más si cabe) al día siguiente!

En fin, espero que os guste y, sobre todo, espero que la disfrutéis.

Ingredientes para unas 15-18 galletas:

  • 150g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 130 g de azúcar moreno
  • 50g de light brown sugar o, en su defecto, azúcar blanco
  • 1 huevo L
  • 120g de harina
  • 55g de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 200g de chocolate negro para postres troceado (en trozos pequeñitos)
  • 80g de chips de chocolate

1)      Precalentamos el horno a 180º y preparamos dos bandejas con papel de horno.

2)      Tamizamos la harina con la levadura y el cacao. Reservamos para luego.

3)      Batimos la mantequilla con los azúcares hasta que la mezcla sea homogénea y se haga esponjosa.

4)      Añadimos el huevo y el extracto de vainilla y batimos hasta integrarlo todo bien.

5)      Ahora incorporamos la harina y batimos a velocidad mínima hasta que no queden grumos de harina.

6)      Por último, echamos los chips de chocolate y el chocolate troceado y mezclamos. Posiblemente tengamos que ayudarnos de las manos porque la masa que tengamos en este punto será bastante densa incluso para usar espátula.

7)      Ahora hacemos bolitas de masa y las vamos poniendo espaciadas en la bandeja de horno, las podemos aplanar un poquito con las manos si queremos.

8)      Metemos al horno durante unos 10-15 min, esto dependerá del tamaño de vuestras galletas, cuando éstas hayan empezado a dorarse un pelín por los bordes. Si dudáis entre si sacarlas un minuto antes o un minuto después, hacedlo un minuto antes, ese “minutito más” se notará en las galletas, las cuales al enfriarse se quedarán más duras y nosotros las queremos blanditas por dentro.

9)      Nada más las saquemos del horno podemos decorarlas, ya que las cookies estarán blanditas y podremos “incrustarles” lo que queramos. Yo les puse unos lacasitos y unos mini-marshmallows, pero podéis poner lo que vosotros queráis, ¡esto es al gusto!

10)   Después de decorarlas las dejamos templar 2-3 minutitos en la bandeja y luego las pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

Os recomiendo que os las comáis una vez recién salidas del horno, es decir, ya enfriadas pero un rato después de haber salido del horno, porque entonces se apreciarán los trozos de chocolate que habíamos añadido derretidos, y eso es… absolutamente genial.

Aunque bueno, os las comáis cuando os las comáis, ya sea en ese mismo momento o al día siguiente, van a estar para morirse, así que seguid mi recomendación: hacedlas.

Nada más que añadir, ¡espero que os guste!

¡Hasta la próxima!

 

 

Visto 693 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar