Coulant de Chocolate: explosión de chocolate (literalmente)

Hoy os traigo una de esas recetas que son: fáciles, irresistibles, maravillosas, sencillísimas… etc. Y encima gusta a todo el mundo!! Porque… ¿a quién no le gusta un buen coulant de chocolate? Que levante la mano a quien no le guste. ¿No? ¿Nadie? Pues no, parece ser que no veo a nadie a quien no le guste.

Ésta era la primera vez que hacía coulants de chocolate, a pesar de haberlos querido hacer durante muuuucho tiempo. Aproveché que mi hermana y mi madre me regalaron por mi cumpleaños un set de moldes para coulant de Lekué, que son moldes de silicona con un tamaño ideal para el coulant. Lo que más me ha impresionado de estos coulants es que no son tan empachosos como otros que me haya tomado. El grosor del bizcocho por fuera es perfecto y de repente cuando hincas la cuchara… ZAS!!! Toma placer. A las fotos me remito.

Esta receta me parece perfecta porque la masa ha salido súper pero súper esponjosa, por eso imagino que no me habrá llenado tanto como otros, que quizás estaban más compactos. Es como tomarse un trocito de nube o algodón (eso sí, con sabor a chocolate).

La receta que he usado ha sido la que venía con el set de moldes de silicona, pero haciendo algún pequeño cambio. Claro está que para hacer los coulants no hace falta tener estos moldes. A mí por ejemplo me ha sobrado un poco de masa, y la masa restante la he puesto en moldes de aluminio de estos chiquitines redondos donde por ejemplo se hace el flan y demás, los venden en cualquier supermercado.

Receta para 7-9 coulants:

  • 150g de mantequilla
  • 150g de chocolate negro fondant
  • 60g de harina
  • 4 huevos L
  • 80g de azúcar moreno
  • 35g de azúcar blanco

En un cazo derretimos el chocolate con la mantequilla hasta que se derrita bien. Dejamos templar.

Mientras, en un bol y con unas varillas o una batidora de varillas, batimos los huevos con el azúcar hasta que se doble su volumen y se quede una mezcla muy esponjosa y burbujeante.

Añadimos el chocolate (ya templado/frío) a la mezcla de huevos y azúcar y mezclamos bien con las varillas hasta que se quede homogéneo.

Por último, añadimos la harina tamizada y terminamos de mezclar, lo justo como para que se incorpore.

Repartimos la mezcla en los moldes (los cuales tendremos engrasados ya sea con spray desmoldante o un poquito de mantequilla y harina) hasta ¾ partes de su capacidad. Después, metemos los moldes al congelador como mínimo unas 2 horas.

Una vez pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 190º (con opción ventilador, si es que tenéis). Hay que tener en cuenta que el coulant, para que tenga la textura líquida interior que buscamos, nunca tendrá que estar en el horno más de 15 minutos, por lo tanto y como cada horno es un mundo, habrá que ir probando.

Para saber cuánto tarda nuestro horno en hacer el coulant, vamos a empezar horneando uno de prueba. Poned 12 o 13 min, y si cuando acabe el tiempo está muy poco hecho poned un minutito más a la próxima y si está muy hecho poned un minutito menos a la próxima horneada, es controlar el tiempo y cogerle el truquillo la primera vez.

Cuando ya tengamos el tiempo controlado, metemos el resto de los moldes en el horno, en mi caso son 13 minutos.

Cuando pase el tiempo, sacamos del horno y dejamos reposar 3 o 4 minutos, para que se asiente la capa de bizcocho y se enfríe un poquito el molde.

Por último, pasamos un cuchillito poco afilado (por ejemplo de los de untar) por el borde, con muuuucho cuidado para que no se nos rompan las paredes del bizcocho, y desmoldamos en el plato.

Ni que decir tiene que esto es para consumirlo inmediatamente, calentito y blandito.

Podéis espolvorear con azúcar glas y acompañarlo con unas fresitas, unos frutos rojos, helado de vainilla, unas hojitas de menta o hierbabuena, o incluso sólo!!! Va a estar espectacular igualmente.

Espero que os haya gustado esta receta tanto como a mí y espero que os animéis a hacerla! 

Hasta la próxima!

View the embedded image gallery online at:
http://caprichosalhorno.com/coulant-de-chocolate#sigProId3859327504

Visto 837 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar