Las Tortitas Más Esponjosas del Mundo

Bueno, ¡he vuelto! Después de meses sin mucho tiempo libre para aprovechar en la cocina, vuelvo con muchísimas ganas acumuladas de hornear o bueno, como en el caso de esta receta, “sartenear”. Justo el día antes de defender mi trabajo de fin de grado me dije oye, voy a acabar la etapa universitaria como Dios manda, y tal cual me hice estas tortitas para merendar y, posteriormente, entrar en coma profundo por ingestión excesiva de tortitas.

No hace falta más que mirar las fotos para darse cuenta de que son las tortitas más esponjosas del mundo entero, que son perfectamente gorditas e incluso puede llegar a apreciarse en la foto lo blanditas y “fluffy” que son. Son espectaculares. De hecho, yo las tortitas siempre las como con algún topping o sirope, pero éstas me las comí tal cual, no les hacía falta nada.

Lo que sí que les puse fue chips de chocolate a la mitad de la masa, para que así me salieran con y sin pepitas. Ya sabéis que uno de los motivos de mi felicidad en esta vida es el chocolate y claro, no podía dejar de poner chocolate en esta ni en (casi) ninguna receta.

Además, se puede considerar una receta exprés ya que la masa se hace en 5 minutos y se cocinan en unos 10 minutos, ¿qué más queréis?. Una receta de las mejores tortitas del universo y que se prepara en menos de 20 minutos para poder agenciaros un buen desayuno o merienda. No hace falta dejarlas reposar ni ná de ná.

La receta da para comer 3 o 4 personas, pero si queréis menos cantidad simplemente dividid los ingredientes en dos y listo.

Bueno, voy a dejar de escribir y os voy a poner la receta. ¿Preparados?

Ingredientes para unas 10 tortitas medianas:

  • 210g de harina
  • 100g de azúcar blanco
  • 3 cucharaditas de levadura en polvo (15g)
  • 225ml de leche
  • 1 cucharada (14g) de vinagre blanco
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas (28g) de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de sal (o una pizca)
  • Una pizca de canela en polvo
  • Chips de chocolate al gusto (opcional)

En primer lugar vamos a poner en la leche la cucharada de vinagre blanco y vamos a dejar reposar unos 5 minutos.

Ahora, vamos a poner los ingredientes secos por una parte y los líquidos por otra.

Ponemos la harina, el azúcar, la levadura en polvo, la sal y la canela en un bol. Mezclamos muy bien.

En otro bol ponemos los huevos y batimos un poco, ahora echamos el aceite y la leche ya reposada junto con el vinagre. Removemos bien hasta que nos quede homogéneo.

Ahora añadimos los ingredientes líquidos a los secos y movemos con unas varillas lo suficiente como para eliminar los grumos, no más. A continuación echamos los chips de chocolate, tened en cuenta que se van a quedar en el fondo así que antes de echar masa a la sartén removed bien para que se repartan los chips.

Cuando ya tengamos la masa (¿veis qué sencillo?) preparamos una sartén y la engrasamos con aceite o mantequilla y ponemos el fuego medio hasta que la sartén se caliente. Una vez esté caliente, echamos un poco de la masa y esperamos como 1 minuto o hasta que veamos que en la superficie hay bastantes burbujitas. Cuando hayan salido las burbujitas es la hora de darle la vuelta a la tortita y cocinarla por el otro lado, pero tardará mucho menos, unos 20 o 30 segundos.

Tened en cuenta que la primera tortita siempre se suele desechar porque es la que digamos que es la de prueba y está preparando la sartén para las demás.

A partir de la segunda todas nos saldrán tan preciosas como las de las fotos.

Repetimos el proceso hasta que hayamos terminado. Una vez las tengamos podemos comérnoslas tal cual o ponerles azúcar glas, siropes varios, la mermelada que más os guste, Nutella (mi preferido)… Como yo digo siempre: ¡¡Imaginación al poder!!

Espero que os haya gustado la receta y sobre todo que la hagáis y os guste!! Es una receta sencillísima y que merece muchísimo la pena de verdad!! 

Hasta la próxima!!

Visto 690 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiante de Criminología y repostera apasionada. Siento impulsos irrefrenables de hornear bizcochos, brownies, cupcakes, tartas galletas y todo tipo de dulces, por ello, mi familia y amigos están abocados a la diabetes. Me declaro incondicionalmente soñadora, imaginando visitar cualquier rincón del mundo y adentrarme en su cultura tanto social como gastronómica. La capacidad que el mundo tiene de sorprendernos con su belleza y posibilidades me fascina y realmente pienso que un buen capricho al horno puede hacer feliz a cualquiera.

Sitio Web: caprichosalhorno.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar